Opinión: Desarrollo en crecimiento o crecimiento en desarrollo? ¿Contra qué se lucha en este momento en Victoria?

dic 04, 2011 comentarios by

Por Gabriel González Villarroel, Profesor

El sábado recién pasado, tuve ocasión de asistir a una actividad realizada por un establecimiento educacional particular subvencionado de la comuna y, entre otras personas, presencié la visita del alcalde dichoso, sonriente y muy cómodo junto a su Sra. esposa.Lo cierto es que me llamó poderosamente la atención verlos allí, toda vez que su asistencia otorga una tremenda validez a la existencia de tales realizaciones.Es bueno que otorgue apoyo a las realizaciones que se llevan a cabo en establecimientos educacionales que lucen de tener, entre sus estadísticas, a un importante número de niños de la comuna que viven en medianas o precarias condiciones económicas. Obviamente, esto no debe quedar en solo aplausos sino que debe ser traducido a mayores alcances dentro de la comunidad escolar que administra. Por otro lado, fue agradable observar el tremendo trabajo desplegado por los Profesores, Apoderados, Personal Auxiliar y alumnos. Allí quedaron delatados muchos minutos de entrenamiento y práctica para la ocasión formativa. Me sentí muy satisfecho filosóficamente ver la unión de fuerzas por un ideal conjunto. Sentir el éxito de la verdad conjunta. Que lindo ver en las caritas de los protagonistas la tensión de ‘trabajar’ con mucha seriedad logrando objetivos propuestos por sus profesores y no fallar, por supuesto también, la felicidad de pasarlo bien mientras se logran fines comunes y estos resulten.
En vistas de lo señalado y siendo justo, debo decir que estas realizaciones amen de realzar el trabajo artístico en los alumnos también deben velar por conseguir aspectos de la cultura trascendental o, dicho de otra manera, ser más profundo en su tratamiento. En un campo educacional no se puede exagerar el show sin sentido, existe el material humano, didáctico y profesional para hacerlo realmente como se debe. Cuando veo todo esto y muchas otras cosas, me pregunto ¿cómo las autoridades de la comuna no logran ver más allá de sus narices para desarrollar el tema artístico y cultural? Cómo ignorar lo bien que nos hace todo esto. Ver cómo nuestros niños obtienen un espacio para desarrollar personalidad; derrotar mitos de apatías, de timidez, de potenciar desarrollo y de crecimiento personal. Cuando un Profesor pide con rigor, énfasis, disciplina, responsabilidad, credibilidad en una tarea, no se está transformando en una imagen potente ante personitas que están buscando con urgencia un modelo; ellos, están siendo criados muchas veces en sus núcleos familiares con ciertas vacilaciones por ignorancia, de vicios humanos, de escases moral, de despreocupación paternal, de tinieblas académica. Los niños actualmente, están siendo motivados por inducciones foráneas que en nada identifican al modelo familiar de sus hogares, convirtiéndose éstas disparidades en sendas controversias a la educación familiar donde los padres creen que terceros harán la tarea que a ellos les corresponde y como no es así, aparece mágicamente el antagonismo de padres contra hijos. Pero que diferente sería si les diéramos lo que les corresponde a los hijos y a los padres. Si les diéramos estructuras a los niños que sean reconocidas por sus padres. Y a los Padres, códigos que sean entendidos por los niños. ¿Pero cómo se hace eso…? De una manera muy lógica, creando en cada uno de ellos formas personales de desarrollo y de crecimiento. Espacios para crear y producir. Tiempo para la expresión, la comunicación en todas sus formas. Atención a sus inquietudes. Tribunas para proyectar sus ideas. Prestancia para la solución de sus problemas. Justicias a sus demandas. Ampliar las ofertas de desarrollo personal como el salir de paseos familiares, asistir como audiencia a nuevas expresiones artísticas o culturales. Visitar lugares nuevos, que posean alguna relevancia aventurera. Caminatas. Conferencias. Congresos. Reuniones con personajes connotados para la vida del menor, indiscutiblemente basados en la conversación íntima de la Familia.
Tantas son las oportunidades que diariamente se nos ofrecen para refrescar el conocimiento y que nos permiten activar las neuronas mentales, ordenar la vida y darle prioridades de crecimiento y desarrollo a cualquier persona. Parece que lo vivido esta tarde de sábado fue algo como una tarde de provecho.

Columnas

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet