Opinión: El bicentenario visto desde el lugar más pobre de Chile

sep 15, 2010 comentarios by

Por Marco Silva, Sicologo.

No es una novedad que nuestro querido Loncoche es la comuna más pobre de Chile, tampoco es novedad  que el panorama local no presente alternativas de desarrollo productivo a corto plazo. Más bien, pareciera que Loncoche  reposa en un estado de semi consciencia, una siesta paradójicamente encandilante, llena de aspectos floridos y pintorescos.Pese a las dificultades, pese a la ausencia de autocrítica y la terquedad  que sostiene que en esta comuna todo se ha hecho bien, queremos brindar y convocar a sumar esfuerzos sobre las innumerables cuestiones que nos unen y convocan. Como no reconocer que todos y cada uno  de los que hacemos nuestras vidas entre estas calles ripiosas y averiadas llevamos en el alma la dignidad de nuestros aromos en flor, como no reconocer que nos sentimos orgullosos de nuestras plazas, de nuestras queridas bandas que inaugurarán la ruidosa fiesta bicentenaria, que nuestros folkloristas y escritores hacen mas placentera la travesía por la pobreza,  como no reconocer que vibramos cuando los jóvenes músicos de Kuchu Antu lanzan su primer disco, cuando los abuelitos marchan por la plaza o cuando los niños, niñas y adolescentes recorren el pueblo en bicicletas desafiando las leyes de gravedad.
Loncoche es un lugar habitado: lleno de hermosura y solidaridad quemante, un rincón de nuestro vivir se queda entre sus calles, un rincón de rostros se riega con la lluvia a veces esquiva  otras tantas extenuante.
Loncoche es nuestro pueblo y así lo hemos venido construyendo, como nosotros mismos; con imprecisiones, con fortalezas gigantes y con debilidades que nos avergüenzan a veces. Sin embargo es prioritario para avanzar y salir de donde estamos entender que todos somos importantes, nadie debe quedar fuera, el aporte de todos nuestros corazones nos dará el impulso necesario para salir desde el fondo a conquistar el futuro para nuestros hijos e hijas.
Felices fiesta desde la tribuna del bicentenario les desean los GAMAGO, felices fiestas y que  todos tengamos la sabiduría necesaria para entender que  en el desafío loncochense nadie sobra: ternura, tranquilidad, paz, trabajo e igualdad para todos los vecinos de este pueblo. VIVA CHILE MIERDA.

Columnas

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet